Informe Uruguay

¿Qué buscas en Informe Uruguay?

NEWSLETTER GRATUITO





SEMANARIO INFORME URUGUAY ¿QUIÉNES SOMOS?

MENSAJES DE LA REDACCIÓN

STAFF

SITIOS AMIGOS


Análisis internacional. China utiliza el arma del comercio contra Washington en América Latina. Featured

AUTOR  Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez
Rate this item
(0 votes)

China ha desplazado a un segundo lugar a Estados Unidos, país que ha considerado históricamente a la región como su patio trasero. Del año 2000 a 2011,  las exportaciones de América Latina a China, aumentaron un promedio anual de 23%. Sin embargo en los últimos dos años se han reducido notablemente ya que por ejemplo en el 2012 bajaron a un 7.2%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Análisis internacional". del Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

 

 

 

A fines del siglo XX la República Popular China no tenía un peso importante en la economía Latinoamericana. Eso cambió radicalmente, y en la primera década del presente siglo se ha transformado en el primer socio comercial para algunos países importantes de la región.

China ha desplazado a un segundo lugar a Estados Unidos, país que ha considerado históricamente a la región como su patio trasero. Del año 2000 a 2011,  las exportaciones de América Latina a China, aumentaron un promedio anual de 23%. Sin embargo en los últimos dos años se han reducido notablemente ya que por ejemplo en el 2012 bajaron a un 7.2%

La contracción es atribuida a la baja del precio de las materias primas en el mercado internacional, renglón que reúne un 50% de las exportaciones en tres productos: el cobre, el hierro y la soja. Los mismos geográficamente se concentran en tres naciones: Brasil, Argentina y Chile, lo que nos delata la falta de diversificación regional en las ventas al gigante asiático.

Mientras tanto, las exportaciones de China a Latinoamérica han sufrido lo contrario, es decir un crecimiento en volumen y en valor, debido a la naturaleza y la diversidad relativamente especializada de los productos exportados, los que en su mayoría son provenientes del sector manufacturero, con especial énfasis en los vehículos y la electrónica.

Este tipo de industrias, si lo comparamos con las materias primas, son mucho menos propensas a la volatilidad de precios; por lo que al consecuencia de esta tendencia es el déficit comercial que se generó entre América Latina y China desde el año 2011.

Aunque el volumen de las exportaciones latinoamericanas va en aumento, la naturaleza fundamental de sus productos socava el crecimiento y genera un problema en la balanza de pagos. Para tener idea del peso que tiene China en la economía regional, este ya la empleó como la principal arma para desbancar la influencia política que tenía Taiwán en esta zona geográfica.

La “hermana rebelde”; ese pequeño Estado insular que así  lo denominan los nacionalistas chino es viso como una extensión del territorio de China Popular. Por esta razón los gobiernos chinos han procurado limitar el apoyo internacional a la independencia de Taiwán. A tal grado ha sido la “guerra económica” contra Estados Unidos en la región que en este tema si la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Corte Penal Internacional, Pekín ya tiene a su favor a casi toda Latinoamérica.

Una reciente investigación concluyó que cuanto mayor sea el volumen del comercio de una nación

A fines del siglo XX la República Popular China no tenía un peso importante en la economía Latinoamericana. Eso cambió radicalmente, y en la primera década del presente siglo se ha transformado en el primer socio comercial para algunos países importantes de la región.

China ha desplazado a un segundo lugar a Estados Unidos, país que ha considerado históricamente a la región como su patio trasero. Del año 2000 a 2011,  las exportaciones de América Latina a China, aumentaron un promedio anual de 23%. Sin embargo en los últimos dos años se han reducido notablemente ya que por ejemplo en el 2012 bajaron a un 7.2%

La contracción es atribuida a la baja del precio de las materias primas en el mercado internacional, renglón que reúne un 50% de las exportaciones en tres productos: el cobre, el hierro y la soja. Los mismos geográficamente se concentran en tres naciones: Brasil, Argentina y Chile, lo que nos delata la falta de diversificación regional en las ventas al gigante asiático.

Mientras tanto, las exportaciones de China a Latinoamérica han sufrido lo contrario, es decir un crecimiento en volumen y en valor, debido a la naturaleza y la diversidad relativamente especializada de los productos exportados, los que en su mayoría son provenientes del sector manufacturero, con especial énfasis en los vehículos y la electrónica.

Este tipo de industrias, si lo comparamos con las materias primas, son mucho menos propensas a la volatilidad de precios; por lo que al consecuencia de esta tendencia es el déficit comercial que se generó entre América Latina y China desde el año 2011.

Aunque el volumen de las exportaciones latinoamericanas va en aumento, la naturaleza fundamental de sus productos socava el crecimiento y genera un problema en la balanza de pagos. Para tener idea del peso que tiene China en la economía regional, este ya la empleó como la principal arma para desbancar la influencia política que tenía Taiwán en esta zona geográfica.

La “hermana rebelde”; ese pequeño Estado insular que así  lo denominan los nacionalistas chino es viso como una extensión del territorio de China Popular. Por esta razón los gobiernos chinos han procurado limitar el apoyo internacional a la independencia de Taiwán. A tal grado ha sido la “guerra económica” contra Estados Unidos en la región que en este tema si la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Corte Penal Internacional, Pekín ya tiene a su favor a casi toda Latinoamérica.

Una reciente investigación concluyó que cuanto mayor sea el volumen del comercio de una nación con la República Popular China, más propenso estará a dar su voto a favor del gigante asiático en la Organización de Naciones Unidas.

Obviamente esto limitará la capacidad internacional para indagar en el tema de los derechos humanos en China, pero podría significar  una gran ayuda para aquellos países de la región en conflicto que reciben el apoyo de Pekín, pero no el de Washington.

Es posible que en un futuro próximo, la política exterior de la región se guíe por la mayor dependencia de la demanda de China por los productos básicos de exportación de América Latina.

China ha sabido utilizar muy bien el “arma” del comercio en la región Latinoamericana  y si continúa superando a Estados Unidos como el principal socio comercial, el peso de Washington en la región es obvio que disminuirá.

¡Hasta el próximo análisis…!

con la República Popular China, más propenso estará a dar su voto a favor del gigante asiático en la Organización de Naciones Unidas.

Obviamente esto limitará la capacidad internacional para indagar en el tema de los derechos humanos en China, pero podría significar  una gran ayuda para aquellos países de la región en conflicto que reciben el apoyo de Pekín, pero no el de Washington.

Es posible que en un futuro próximo, la política exterior de la región se guíe por la mayor dependencia de la demanda de China por los productos básicos de exportación de América Latina.

China ha sabido utilizar muy bien el “arma” del comercio en la región Latinoamericana  y si continúa superando a Estados Unidos como el principal socio comercial, el peso de Washington en la región es obvio que disminuirá.

 

 

¡Hasta el próximo análisis…!

 

 

 

 

 

 

 

 

Last modified on Friday, 25 July 2014 19:31

Leave a comment

Los campos indicados con (*) son requeridos.
Su direccion de email no sera publicada.

ARTÍCULOS POR FECHA

« August 2017 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
EL CLIMA EN NUESTRO PAÍS