Informe Uruguay

¿Qué buscas en Informe Uruguay?

NEWSLETTER GRATUITO





SEMANARIO INFORME URUGUAY ¿QUIÉNES SOMOS?

MENSAJES DE LA REDACCIÓN

STAFF

SITIOS AMIGOS


Nuestro secreto y el de "ella". Featured

AUTOR  Carlos Maggi
Rate this item
(4 votes)

El problema del Uruguay es pues, su desproporción cuantitativa con Argentina; y sobre todo, la falta de un gran amparo que nadie nombra: Uruguay no tiene en su haber (entre sus depositantes secretos) ningún lobby de gran porte.

 

 

Artículo de Carlos Maggi.

 

Es bueno escuchar Radio Francia, para ver lo diminuto que está resultando el señor Sarkozy, considerando las cuñas del mismo palo, entre las cuales vive y se desvive.

Oigo y oigo el tema paraísos fiscales comentado al pie de la tour Eifel, con sarcasmo.

Es uno de los tantos modos de reírse del señor presidente, en un país donde el ridículo ofende más que el deshonor.

Dicen: Es grotesco que un país tan poco transparente como Argentina, exija transparencia cuando maquilla (tranpea) la información más básica: los indicadores elementales de su propia economía. El gobierno argentino manosea su realidad a un grado desconocido en el resto del planeta. ¿Qué autoridad puede tener para exigirle a otros, que sean terminantemente sinceros?

El secreto profesional es más serio de lo que parece.

En Radio France se oye a los grandes que saben más y lo obvio es destacar que la lista de los países grises como Guatemala y Uruguay y algunas islas igualmente mínimas, son observados y ascendidos a la categoría de malos "ma non troppo", cuando sus actos son nada, ante los descomunales encubridores del mundo.

Es un hecho asombroso que el primer mandatario de la gloriosa (orgullosa) Francia, meta la pata a tal grado. Algo que en el gobierno de Buenos Aires es habitual, en París resulta cómico.

Que Sarkozy por ser galante con una dama, deje a su país en la triste situación en la cual quedó, es impensable para un francés medio. Los franceses miran desde arriba, como les gusta; y comentan:

- Basta ver el total de los depósitos en estos países, para darse cuenta que son insignificantes dentro de la inmensa negrura fiscal del planeta. Los paraísos son cosa mil veces mayor: Suiza, Bahamas, Mónaco e incluso NY y la City de Londres. El sistema no regula lo macro y ahora por boca de un imprudente, se ataca lo micro.

El grisecito uruguayo no atenta contra las regulaciones dirigidas a evitar el blanqueo. Es algo mucho menor y de otra índole.

El verdadero ranking de los atentados fiscales, parecería que no depende de la magnitud del atentado, sino de la comparación de las fuerzas: tamaño del país incomodado y tamaño del país que incomoda.

El problema del Uruguay es pues, su desproporción cuantitativa con Argentina; y sobre todo, la falta de un gran amparo que nadie nombra: Uruguay no tiene en su haber (entre sus depositantes secretos) ningún lobby de gran porte.

Suiza arregló con EE.UU., dando una lista de clientes surtidos, nada destacados. En el fondo a EE.UU. no le convenía raspar hasta el hueso; sabía de la potencia subterránea, de quienes atesoran sin que se sepa, en los bancos suizos. ¿Cuáles son las defensas suizas? La defiende el tamaño de los depósitos y el tamaño de los depositantes. Lo mismo sucede en NY; y sobre todo en el paraíso de los paraísos: Londres.

Unos pocos miles de clientes en Suiza fue el pago con el cual se compró una pieza de los añicos de su secreto profesional, referido a lo más negro que había y sigue habiendo.

- Pagamos los impuestos de nuestros clientes y nos reservamos su nombre -propusieron los suizos- ¡Y EE.UU. se conformó! Revolver en grande no le conviene a nadie.

Al Uruguay, lo protege el desprestigio argentino que es universal; al Uruguay le bastará pues, con ofrecer lo mismo que Suiza.

¿Por qué si a EE.UU. le pareció bien un arreglito, Uruguay, por una cifra que es una nada en el mundo, debe ofrecer más?

Hay una conclusión que vuela silenciosamente por sobre todo este inmenso problema: en cierto grado los paraísos discretos son parte del juego; el sistema financiero planetario, no funcionaría a ojos vista en todas sus partes.

Este ataque de Sarkozy está a mil kilómetros de los grandes planteamientos, referidos al capitalismo.

¿Qué le pasa a un presidente ciclotímico que de pronto se queja a los gritos contra los más chicos, en vez de atender a los Trompifai que importan? Esa es la pregunta que se hacen en París; y se burlan del secreteo eficaz de la dama y el presidente que actúa como un viejo verde reblandecido.

La lista de abusos porteños contra Uruguay, son interminables.

Leí en "Enfoques" un comentario recio que merece difusión:

- "Los agravios continúan: no hay acuerdo para la construcción de dos muelles en Nueva Palmira, silencio en divulgar los datos del monitoreo del Río Uruguay, trabas para impedir el aumento de la producción de UPM, prédica constante en la OCDE para que sancionen a nuestro país, habida cuenta que todavía la AFIP no puede intervenir en suelo oriental." (1)

Cristina recurrió a Sarcozy y él se prestó para seguir la guerra encapotada de los K.

¿Qué había hecho Brasil, el país líder del continente, cuando un bloqueo argentino (acción de guerra) nos hizo daño?

Brasil miró para otro lado, lleno del peor desdén.

En su momento de máxima tensión, el presidente Vázquez ¡recurrió a Bush! Hizo lo que correspondía, despreciar a Brasil.

Argentina no hubiera sido escuchada por un zonzo, si Brasil tuviera la menor simpatía por su vecino del Sur. Llevamos casi una década aguantando el vapuleado que nos imponen los descamisados que trampearon al sistema financiero con un default nunca visto y ahora recurren al sistema financiero, vestida ella de virgen María en su pureza, para atacarnos despiadada.

Nada de lo que digo, deja de provocarme amargura.

Sigue el editorial de "Enfoques":

"En el Uruguay, el repudio a Sarkozy fue removedor, movilizador, automático e inmediato, fue emotivo el cierre de filas de la oposición con el gobierno.
No puede pasar un minuto más sin que el gobierno le exija a los países integrantes del Mercosur una declaración de apoyo al Uruguay y a su proceso de salida de la lista gris de la OCDE. Si los temas de seguridad y educación son alarmantes, la resignación de nuestra soberanía ganada con la sangre de nuestros antepasados habrá sido en vano. Tres millones de ciudadanos esperan de aquí en más, una conducta y una respuesta diplomática firme y contundente con la Argentina.
"

"Los paraísos fiscales enumerados en la lista publicada por la OCDE el 2 de noviembre de 2011 son dos:


1) República de Nauru, un estado de Micronesia, situado en el océano Pacífico central, que comprende una sola isla justo al Sur de la línea del Ecuador, y
2) Niue Niue, país insular en el océano Pacífico Sur, conocido como la Roca de Polinesia.
" (1)


COMENTO: En la otra lista se enumeran los territorios que se comprometieron a mejorar la transparencia y el intercambio de información, Son en total 34, entre los cuales figuran: Antigua y Barbuda; las Antillas Holandesas; Chipre; República Dominica. Gibraltar. España en las Islas Caimán; las Islas Vírgenes de Gran Bretaña; las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, etc, etc.


El Uruguay NO FIGURA EN NINGUNA DE LAS DOS LISTAS.


¿Qué movió el ánimo de quien atizó la temeraria ignorancia de Sarkozy contra un país gris, nada paradisíaco para las trapisondas y amigo de Francia?

Last modified on Thursday, 17 November 2011 21:34

Leave a comment

Los campos indicados con (*) son requeridos.
Su direccion de email no sera publicada.

ARTÍCULOS POR FECHA

« November 2017 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
EL CLIMA EN NUESTRO PAÍS